5G: Cómo la Quinta Generación web impactará en Salud y Medicina

La pugna que se ha desatado entre China y Estados Unidos por el control de la información global, ya ha sido calificada por muchos como la “Segunda Guerra Fría”, pues tiene un potencial impacto en los planos político, económico, social y militar. Y el personaje estrella en este escenario es la tecnología 5G, algo así como la Luna en los años 60.

Lo que hace sólo unos pocos años era futuro, ya es presente constante. El uso y manejo de la información trae innegables beneficios y desafíos para una sociedad que se mueve a ritmos cada vez más sofisticados y complejos. Para entender algunos de sus alcances en lo que ahora nos interesa, Salud y Medicina, veamos antes en qué consiste la tecnología 5G:

La “G” en 5G significa “Generación”. La tecnología inalámbrica para teléfonos técnicamente comenzó con el 1G y, al comienzo de los años 90, se expandió al 2G cuando las compañías comenzaron a habilitar que la gente enviase SMS entre dos dispositivos.

Más adelante, el mundo conocería el 3G, que dio a las personas la capacidad de realizar llamadas, enviar mensajes de texto y navegar por internet. El 4G mejoró muchas de esas posibilidades que habilitó el 3G pero a más velocidad.

Las compañías añadieron entonces el LTE (Long Term Evolution, evolución a largo plazo en español) a la tecnología 4G. El LTE se convirtió en la modalidad de 4G más consistente y rápida, compitiendo contra otras tecnologías como WiMax. La diferencia entre WiMax y LTE es similar a las diferencias entre BluRay y HD DVD: ambas tienen prestaciones similares, pero era importante crear un estándar que todo el mundo pudiese usar. Eso es lo que consiguió el LTE, y provocó además que la tecnología 4G fuese aún más rápida.

El 5G será construido sobre los cimientos que el 4G LTE ha creado. Va a permitir enviar textos, realizar llamadas y navegar por internet como de costumbre, además de aumentar radicalmente la velocidad de transferencia. El 5G hará más sencillo que la gente descargue y suba contenido en Ultra HD y vídeo en 3D. También dejará un poco de espacio para los miles de dispositivos conectados a internet que van a empezar a popularizarse. Imagina aumentar tu conectividad utilizando en lugar de una manguera de jardín doméstico la de un camión de bomberos. La diferencia será notoria.

¿De verdad es el 5G tan, tan rápido comparado con el 4G?

Dicho de manera breve: sí. La velocidad será significativamente mayor. En la actualidad, la velocidad de transmisión del 4G LTE llega hasta el gigabit por segundo. Eso significa que se tarda en torno a una hora en descargar una película relativamente corta en HD. El problema es que la gente rara vez experimenta la velocidad máxima de 4G porque la señal puede ser alterada por demasiadas cosas: edificios, microondas, otras señales de wifi… la lista sigue y sigue. El 5G aumentará la velocidad de descarga hasta 10 gigabits por segundo. Eso significa que una película entera en HD puede ser descargada en cuestión de segundos. También reducirá la latencia de manera significativa (ofreciendo por tanto tiempos de carga menores). Permitirá, en resumen, darle a la red las necesidades de conectividad que requiere para alimentar cientos de miles de dispositivos conectados en hogares y lugares de trabajo.

El impacto del 5G en el sector de la Salud

“Los wearables (*Ver recuadro), las consultas online seguras y los procedimientos en remoto, como la cirugía robótica, mejorarán el uso eficiente de los recursos y satisfarán las demandas de mayor comodidad y libertad de elección de los consumidores”, señalan en el informe ‘5G Healthcare’ de Ericsson. “Esta transformación tecnológica del sector sanitario ofrece también numerosas oportunidades para los operadores de telecomunicaciones”.

De hecho, según el mismo informe, las operadoras son consideradas como el principal aliado de futuro para los hospitales, las compañías aseguradoras y las compañías de tecnología médica. En el futuro cercano, de la mano de la mejora de las comunicaciones que supondrá el despliegue del 5G, las empresas de telecomunicaciones pasarán a formar parte inseparable de la cadena de valor de la industria médica. ¿Y qué supondrá para los profesionales y sus pacientes?

La quinta generación de redes móviles promete altas velocidades de transmisión, latencia prácticamente inexistente, alta capacidad de concentración de conexiones, bajo consumo energético, redes virtualizadas… En definitiva, el 5G abre la puerta a un nuevo nivel de conectividad. De acuerdo con el informe ‘From Healthcare to Homecare’, de Ericsson ConsumerLab, esta nueva potencia de comunicación cambiará para siempre el sector de la salud.

La descentralización de la atención médica Casi la mitad de los pacientes crónicos preferiría poder ser atendido en casa o a través de una plataforma online que tener que ir regularmente a los centros de salud. Los datos del informe, basados en encuestas en Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, también señalan que dos tercios de los usuarios creen que los wearables pueden contribuir en gran medida a mejorar el monitoreo y la administración de las medicinas, reduciendo así la necesidad de las visitas al médico.

Las redes de nueva generación cobran gran importancia en el contexto de pandemia en el que estamos viviendo, pues permiten mantener un control en tiempo real de la salud del paciente, así como convertir la telemedicina en una herramienta verdaderamente útil. Además, pueden mejorar la atención médica de todos aquellos que viven lejos de los núcleos urbanos, en donde se concentran las infraestructuras. Por otro lado, el acceso a los datos y a los dispositivos de monitorización, le da mayor control al paciente sobre su propia salud.

En definitiva, las mejoras en conectividad abren la puerta a que la atención médica se expanda más allá de los centros de salud. De hecho, un informe reciente de Market Research Future señala que el negocio de la telemedicina a nivel mundial crecerá a un ritmo del 16,8% interanual durante el próximo lustro.

En cualquier caso, aún están por verse todos los alcances que pueda tener esta nueva tecnología, no sólo en aspectos como la Salud, sino también Educación, donde se prevé un gran aporte, y todas las áreas en que se mueve la actual sociedad del conocimiento, es decir, prácticamente todas.

Tampoco hay que olvidar los alcances éticos de esta nueva tecnología, donde los hombres y mujeres que la utilicen, tendrán, en definitiva, la última palabra.

¿Qué es Wearable? – Los dispositivos vestibles

Wearable hace referencia al conjunto de aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo interactuando de forma continua con el usuario y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función concreta, relojes inteligentes o smartwatchs, zapatillas de deportes con GPS incorporado y pulseras que controlan nuestro estado de salud son ejemplos entre otros muchos de este género tecnológico que se halla poco a poco más presente en nuestras vidas. La palabra wearable posee una raíz inglesa cuya traducción significa “llevable” o “vestible “, en el argot tecnológico hace referencia a pequeñas computadoras que van siempre con el usuario. Bajo esta concepción, el PC deja de ser un dispositivo extraño para el usuario que solo lo usaba en un espacio definido pasando a ser un factor que se incorpora e interactúa de forma continua con él, además de acompañarlo a todas y cada una de las partes.

Fuentes:

https://es.gizmodo.com

1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?